Historias & Noticias

Tendencias

Bookstagrammers: apasionados por recomendar libros

El entusiasmo por la lectura invade las redes. ¡Conocé quiénes son estos influencers!

En Mundo Seguro, además de contarte todas las novedades de las empresas del Grupo Sancor Seguros, queremos acercar historias que marcan la diferencia. Una de esas historias es la de los bookstagrammers, influencers en redes sociales que brindan recomendaciones y comparten contenido sobre libros. Les apasiona tanto la lectura como compartir sus propias experiencias con un público de lo más diverso.

 

Al mirar sus feeds de Instagram, se descubre un mundo de contenidos: es posible encontrar desde recomendaciones literarias, reseñas de librerías, hasta los mejores cafés donde ir a leer. Incluso muchas de estas y estos influencers impulsan iniciativas solidarias y redes de lectura compartida con el objetivo de que los libros circulen. Así, estas cuentas logran unir dos universos que frecuentemente se piensan como separados: el de las redes sociales y el de los libros en papel

 

Es que a pesar del avance de nuevas formas digitales de pasar el tiempo de ocio, la lectura de libros persiste en la Argentina. Según la última encuesta de consumos culturales, en 2023 más de la mitad de la población (el 51%) leyó al menos un libro en el último año. Aunque en estos tiempos acelerados y virtuales parece difícil pensar en la vigencia del libro, es una realidad que las personas siguen leyendo. Leandro (@melolibros en IG) lo entiende así: “Me animaría a decir que los argentinos somos tremendos lectores, que leemos mucho y de todo, contrariamente a la idea de que ‘nadie lee’ que se intenta instalar”.

Bookstagrammers en un desayuno organizado por la distribuidora de libros Big Sur.

¿Cuál es el rol de los bookstagrammers?

Las editoriales ya los reconocen como parte fundamental de la trayectoria de un libro. Santiago Satz, gerente de prensa de Grupo Planeta, dijo recientemente al sitio de noticias Infobae: “Las y los influencers ocupan un lugar muy destacado a la hora de comunicar y difundir una o varias publicaciones, forman parte del ecosistema en la estrategia de comunicación que implementamos en cada lanzamiento”.  Es decir, tienen un rol en la industria del libro. 

 

Es que no hay dudas de que estos creadores de contenido lograron formar comunidades sólidas en relativamente poco tiempo, donde los seguidores están atentos hasta de la última de sus recomendaciones y compran los libros que reseñan. Esa relación es lo que rescatan los influencers del libro: “Es hermoso cuando me dicen que en la cuenta encontraron la motivación para volver a la lectura”, dice Camila de @entresuspaginas 

 

Un movimiento colectivo y solidario

Los bookstagrammers argentinos encontraron que la mejor forma de crecer a futuro es apoyándose y trabajando en conjunto. Luciana (@lulegallo en IG) destaca la importancia de este vínculo: “Apoyo mucho su trabajo y ellos hacen lo mismo con el mío. Construimos este nicho colectivamente, hacemos acciones en conjunto. Esa es la parte más linda de todo esto”. 

 

La solidaridad entre creadores de contenido es clave en internet, ya que el trabajo digital tiene la particularidad de ser una ocupación solitaria. Por eso también el reconocimiento externo, saber que hay un lector del otro lado, es fundamental para los bookstagrammers: “Esa especie de reconocimiento valida en cierta forma lo que hacés”, opina Leandro de @melolibros.

Las ferias de editoriales independientes son cada vez más concurridas gracias, en parte, a lo que las personas recomiendan.

Sobre el público argentino en particular, Camila de @entresuspaginas dice que los gustos son diversos: “Vas a encontrar gente que lee variedad o gente más de nicho por géneros. Igual, hay una realidad, y es que la literatura juvenil está pisando fuerte”. 

 

El mercado literario argentino tiene un libro para todos. Desde la sanción de la Ley del Libro (que establece un precio uniforme de venta al público), la bibliodiversidad creció exponencialmente. Existe una red de 1500 librerías y miles de editoriales independientes que cubren todo el espectro del mundo literario.

Cecilia (@porqueleerok) dice que ante esta riqueza y heterogeneidad le parece imposible hacer un promedio del lector argentino. Sin embargo, resalta que esta amplia oferta muchas veces se queda en los centros urbanos como Buenos Aires, Rosario o Córdoba, y sería bueno que llegase al resto del país, para que cada argentino y argentina pueda acceder al amplio mundo literario nacional.

Lejos de perder popularidad, los libros son parte de la vida cotidiana en Argentina.

A pesar de que los bookstagrammers ya tienen un lugar en la industria del libro, se siguen identificando como simples lectores. Esto les permite estar cerca de sus seguidores y compartir la pasión por la literatura de igual a igual. Luciana dice al respecto: “Desde que arranqué, mi objetivo principal es desacralizar el libro, pensar que no es una entidad superior, a la cual solo unos pocos llegan”. Allí, en promover la experiencia de la lectura, es donde radica la búsqueda profesional de la mayoría de estos influencers. En palabras de Cecilia (@porqueleerok): “Mi trabajo es hacer la invitación a acercarse a un libro”.

#Bookstagrammer #Hobbies #Libros #RedesSociales #Tecnología
x